Los recursos humanos son clave para el éxito empresarial, particularmente hoy en día en que las empresas están experimentando momentos de incertidumbre, riesgos y caos. La falta de talento en términos de recursos humanos y, más en concreto, habilidades de liderazgo, es un obstáculo para el crecimiento potencial y el posicionamiento competitivo de una empresa ya que el 52% de la rentabilidad a largo plazo está directamente relacionada con la calidad de su equipo de directivo . Aún así, menos del 20% de las organizaciones creen que cuentan con el liderazgo adecuado para seguir siendo competitivas.

El 46% de las nuevas contrataciones acaban fracasando en los primeros 18 meses, sólo el 19% acaban resultando satisfactorias . Estos errores de contratación acaban resultando altamente gravosos para las empresas, hasta 3 veces el salario del puesto que se pretende cubrir (en puestos de dirección).

Casi la mitad de todos los directivos que son promocionados a otros puestos no logran cumplir sus objetivos.

Los valores y evaluaciones obtenidos a través de estas metodologías de evaluación del liderazgo tradicionales tienen una tasa de error de más del 60%.

Menos del 30% de lo que se enseña en las formaciones se transfiere al puesto de trabajo en una manera que incrementa los resultados.

 

Los actuales sistemas de selección y formación no están funcionando

Los datos apuntados anteriormente demuestran que los actuales procesos de selección de personal son inefectivos, están sesgados, y son una experiencia poco satisfactoria para el usuario ya que el 83% de los candidatos evalúa la entrevista como una experiencia negativa y el 45% de los candidatos no han recibido ninguna respuesta por parte de la empresa.

Tradicionalmente, la mayoría de las teorías relacionadas con los recursos humanos se basan en un modelo de la mente humana que supone que los humanos pueden pensar y verbalizar con precisión sobre sus actitudes, emociones y comportamientos. Por lo tanto, hasta la fecha, la mayoría de las construcciones teóricas utilizadas en OB y HRM se basan en medidas explícitas, como informes personales y entrevistas. Sin embargo, los avances recientes en neurociencia han demostrado que la mayoría de los procesos cerebrales que regulan nuestras emociones, actitudes y comportamientos no son conscientes. Es decir, son procesos implícitos que, a diferencia de los procesos explícitos, los humanos no podemos verbalizar.

Por ello, se está cuestionando la eficacia de los métodos tradicionales de desarrollo de liderazgo, basados en medidas explícitas a través de cuestionarios, entrevistas y autoinformes.

Las metodologías existentes utilizadas para evaluar el Liderazgo obtienen datos sesgados y no estandarizados y ubican a los participantes en situaciones muy alejadas de las evaluadas. Además, apenas han cambiado con el tiempo, y mucho menos han sido influenciados por las tecnologías modernas. En consecuencia, las herramientas actuales no ofrecen suficiente información para ayudar a las empresas a tomar un análisis y decisiones adecuadas y, por lo tanto, a menudo causan altos costos innecesarios para las empresas al contratar, promover y desarrollar el liderazgo.

Existe un consenso cada vez mayor de que los métodos de desarrollo de liderazgo deben adoptar metodologías más holísticas, incluidas las asociadas con los aspectos emocionales y neuroendocrinos del aprendizaje. Se ha observado la importancia de las respuestas no conscientes sobre las respuestas conscientes, ya que es aquí donde la mayoría de los procesos cerebrales que regulan nuestras emociones, actitudes y comportamientos ocurren de manera instintiva [11-12]. Es aquí donde entra en juego la neurociencia en coalición con ciertos hardwares y softwares tecnológicos.

Abr 9, 2021 | Blog

NEUROLEADERSHIP – Liderando a través de la Neurociencia (1ª parte)

Blog

Escrito por Juanjo Tordera

In
Artículos

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE…

Jóvenes, el TALENTO desaprovechado

Según la definición de la Real Academia Española (RAE), talento es: 1. m. inteligencia (capacidad de entender); 2. m. aptitud (capacidad para el desempeño de algo); 3. m. persona inteligente o apta para determinada ocupación. Desde Recursos humanos, entendemos talento...

leer más